Tres playas para fotógrafos

Tres playas para fotógrafos

23 octubre, 2018 0 Godú

Si lo tuyo lo tuyo es la fotografía de paisajes, si cuando vas a al playa con los amigos ni te bañas y eres el que se la pasa tomándole fotos al horizonte, entonces Manzanillo tienes tres playas para ofrecerte.

 

Las playas Campos, Ventanas y Peña Blanca son sitios donde un fotógrafo profesional o aprendiz puede dar rienda suelta a su creatividad con la lente. Las tres playas tienen algo en común: son de aguas abiertas (sólo para bañistas bien adiestrados en la natación) y en ellas se pueden contemplar los mejores atardeceres del litoral del Pacífico.

La playa Campos se ubica a poco más de 6 kilómetros del cetro histórico de Manzanillo. Tiene una extensión de varios kilómetros y dunas de arena oscura. Esta playa le sirvió al cineasta Alberto Isaac como locación para algunas de las escenas de su película “¡Maten a Chinto!” (1990). También fue visitada por el director Roberto Gavaldón cuando filmaba la película “Las figuras de arena” (1969). La playa es muy frecuentada por pescadores deportivos quienes, desde la orilla y con caña en mano, lanzas sus anzuelos procurando presas como jureles y sierras. La playa está rodeado de riscos en donde hay un faro que, todavía hasta principios de los años ochenta, guiaba a las embarcaciones que entraban en el puerto de Manzanillo. Desde uno de estos riscos, que se puede escalar a pie y sin gran dificultad, es posible contemplar un magnífico paisaje del mar y de la laguna de Cuyutlán.

Ventanas es vecina de la playa Campos. Es una playa rocosa y flanqueada por riscos escarpados. Tiene una extensión de 300 metros y la mayor diversión de los niños y los jóvenes es recorrerla para recolectar guijarros y pequeñas conchas que las olas deposita en la orilla. Cuenta con un antiguo y descuidado mirador en donde nació la costumbre porteña de ir a mirar los atardeceres en familia. Aquí encontrarás un canal que comunica el mar con la laguna de Cuyutlán, también frecuentado por pescadores ribereños. Muchas de las fotografías de los atardeceres de Manzanillo que circulaban, en las postales del siglo pasado, fueron tomadas desde esta playa.

Peña Blanca es una playa casi virgen, un poco alejada del centro histórico de Manzanillo. Se llega a ella por la carretera a Cihuatlán. Una desviación, cerca de la localidad de la Central conduce, a través de un cerro, a esta playa que también es de película. Ya desde el camino que llega hasta las dunas se adivina lo que el paseante encontrará: un paisaje que está ahí como un regalo contemplativo. Su nombre viene por el peñón blanco situado frente a la playa. El color de esta formación rocosa se debe al guano de aves marinas. En cierta época del año Peña Blanca dunas suele recibir a tortugas que regresan a desovar. Lejos de querer bañarte, en esta playa encontrarás muchos motivos para tus sesiones de fotos.