“Raptóla, violóla y matóla”

“Raptóla, violóla y matóla”

18 julio, 2019 0 Hugo Sandoval

Mientras la inseguridad esté en tan altos niveles, la nota principal seguirá siendo el hecho delictivo del día o del momento, propiciando que la nota roja ocupe el mejor lugar en la información que nos llegue.

Opinión

Algunos le dicen nota roja y otros la conocen como la información policiaca. Para el caso es lo mismo. Es un género periodístico que en los medios se refiere a la narración de hechos violentos o delictivos. Originalmente dicha información se manejaba exclusivamente en periódicos o revistas especializadas en el tema, incluyendo imágenes fotográficas muy explícitas sobre el hecho informado, sin mucho control o censura.

Exponían de manera morbosa asesinatos, accidentes trágicos o ejecuciones, causando un sensacionalismo que rendía buenas ganancias a los propietarios de los medios impresos que encontraron en la noticia sensacionalista una manera de ganar dinero. Tal fue el caso de la revista Alarma, que incluso llegó a acuñar palabras o frases descriptivas de lo que narraba.

Según algunas definiciones de lo que es la nota roja, ésta va dirigida a las clases sociales más bajas, sobre todo en Latinoamérica, seguramente porque los más pudientes poco se relacionaban con los hechos delictivos. Sin embargo, la realidad es muy diferente, pues nadie está exento de padecer un accidente o verse involucrado en un delito.

En las últimas décadas del siglo pasado, la radio y la televisión incluyeron en sus programaciones segmentos dedicados a la noticia diaria, donde también se le dio cabida a la información policiaca, adaptada a cada medio, con sus alcances o limitaciones, generándose así toda una red informativa que prácticamente no dejaba ninguna comunidad sin acceso a conocer lo que estaba sucediendo. Los espacios otorgados a la nota roja, en el caso de la prensa escrita, se destinaban a las últimas páginas, o a un segmento breve en lo que tocaba a la radio y la televisión.

Hoy en día, las cosas han cambiado radicalmente; con el advenimiento de las redes sociales y los portales dedicados a la información, casi todo se conoce al instante sin ningún control o veracidad de lo difundido. Pero lo trascendente de todo esto, es que la nota roja ha adquirido una gran importancia y ha llegado a los espacios más relevantes de los informativos, desplazando lo relativo a la economía, la política u otros asuntos que antes ocupaban mejores lugares. El motivo principal es el aumento descomunal de la delincuencia, que afecta negativamente la vida de una población.

Resulta ya extraño enterarnos de una buena noticia, que sí las hay, pero quienes dirigen los informativos saben que las malas noticias producen más auditorio o lectores, lo que se traduce en mejores ganancias económicas.

Mientras la inseguridad esté en tan altos niveles, la nota principal seguirá siendo el hecho delictivo del día o del momento, propiciando que la nota roja ocupe el mejor lugar en la información que nos llegue.