Parota de sal, el robusto árbol de la poesía colimense

Parota de sal, el robusto árbol de la poesía colimense

30 junio, 2019 1 Carmen Núñez

Desde las orillas del mar Pacífico hasta el imponente Nevado, este árbol que es Veintidós poetas de Colima. Parota de sal, antología se yergue vivo, fuerte y luminoso para evidenciar la riqueza del verso en nuestra entidad. Demuestra, también, el estado vigoroso que guarda la poesía colimense dentro de la literatura mexicana.

Reseña

La publicación de un libro de poemas siempre es un acto de rebeldía que se celebra. Se festeja la osadía de la editorial que le apuesta al género más encarnado y antiguo de la literatura, pero el menos consumido: la poesía.

Se agradecen los versos porque en ellos se esconden profundas revelaciones que nos recuerdan que el canto y el dolor, productos del acto de vivir, son compartidos. Se establece un pacto de unión entre el poeta y el lector puesto que sus versos ayudan a que el segundo encuentre el rumbo en medio de tanta incertidumbre. Un libro de poesía es siempre un libro de luz que como un faro en las tinieblas reconforta al que lo mira. Por todo esto, la reciente publicación de Veintidós poetas de Colima. Parota de sal, antología llena de regocijo y orgullo terrenal a los habitantes de Colima. Pero también viene a demostrar el estado tan vigoroso que guarda la poesía colimense dentro de la literatura mexicana.

Como las ramas frondosas de la parota, el árbol emblemático de las tierras colimotas, esta antología se erige con alegría y esperanza. Su compiladora, la poeta Ada Aurora Sánchez, con el tino de quien se nutre de la palabra y con ayuda de los poetas antologados, ha sabido seleccionar aquellos versos que definen el más reciente trabajo poético de cada autor.

Se preguntarán por qué son veintidós los seleccionados y por qué llamarlos de Colima si algunos nacieron en Jalisco, Michoacán o incluso Oaxaca. La historia del nombre es sencilla. En 2012, convencido del auge de la poesía en el estado y comprometido con su difusión, el poeta Víctor Manuel Cárdenas fundó y coordinó una colección de poemarios llamada Parota de sal de la cual surgieron dieciocho títulos a su cuidado.

Desafortunadamente, en el 2017, la muerte de Víctor Manuel llenó de tristeza el ámbito literario. Muchos de los proyectos emanados del enorme entusiasmo que siempre lo caracterizó quedaron inconclusos. Esta antología es un homenaje a la gran labor y el valioso trabajo de Víctor Manuel. Aunque cuatro títulos más estaban contemplados en esta colección, éstos no alcanzaron a publicarse; actualmente se encuentran en proceso de aparición. Por esta razón, son 22 poetas —nacidos o avecinados en este verde rincón del país— los que desfilan entre las hojas de este árbol de versos.

Rendir homenaje a Víctor Manuel a casi dos años de su ausencia, reconocer las distintas vertientes de la poesía de Colima y difundir a nivel global el trabajo poético realizado en el estado son las intenciones de la casa editora española Amargord ediciones y la mexicana Puertabierta editores, cuyos esfuerzos se ven hoy reunidos en este ejemplar.

Aunque existen en el mercado editorial varias antologías que dan cuenta del quehacer poético de la región, ésta tiene la atinada cualidad de mostrar el desarrollo cronológico de la poesía. La presentación de los poetas responde a los años de nacimiento de todos ellos: las voces mayores de este tronco de cantos nacieron en la segunda mitad del siglo XX, ahí están los versos de Guillermina Cuevas, Víctor Manuel Cárdenas, Efrén Rodríguez y Ángel Gaona; ahí están asimismo, las ramas de más reciente formación: Indira Torres, Óscar Robles, Armando Martínez Orozco y, el más joven, David Luna, quien nació en 1990.

Por supuesto —como en toda selección— hacen falta muchas ramas más que refulgen de verdura poética y que deberían ser consideradas en este desplegado de hojas que cantan; sin embargo, el lector puede estar seguro de que en este material encontrará voces valiosas, diversas y genuinas; y un prólogo ameno y sencillo que ayudará a comprender mejor, desde la raíz hasta la copa, las razones de la frondosidad poética que hoy nos cobija.

En El Caminante, Hermann Hesse, menciona: Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida. Desde las orillas del mar Pacífico hasta el imponente Nevado, este árbol que es Veintidós poetas de Colima. Parota de sal, antología se yergue vivo, fuerte y luminoso para evidenciar la riqueza del verso en nuestra entidad.

Veintidós poetas de Colima. Parota de sal, antología. Compilación y prólogo de Ada Aurora Sánchez. México, Amargord / Puertabierta editores, 2019, 240 pp.