Nailed it!, la dulzura de una risotada

Nailed it!, la dulzura de una risotada

30 mayo, 2019 0 Yadira Villegas

Desde la primera temporada el programa me dejó encantada, probablemente fue la satisfacción de ver fracasar a quienes se tienen demasiada estima, o de verlos triunfar cuando todo parecía perdido.

El viernes pasado se estrenaba la tercera temporada de Nailed it!, programa original de Netflix que reúne a los mejores de los peores (y a veces a los peores de lo peores) pasteleros amateurs de Estados Unidos. Es dirigido por la comediante estadounidense Nicole Byer y el repostero y chocolatero francés Jacques Torres, además en cada capítulo los acompaña un juez invitado, tanto del mundo de la repostería como del espectáculo y la moda.

La primicia del show es bastante simple: tres pasteleros inexpertos intentan recrear obras de arte de la repostería por un premio de $10,000 dólares. Se enfrentan a dos desafíos, en el primero, llamado “Baker’s Choice” cada uno elige una “pequeña” pieza de confitería (donas, galletas, cake pops, cupcakes, croissants, etcétera) y el que consiga el mejor sabor y mayor parecido a la pieza original recibe un premio especial y un gorro de chef dorado. En el segundo, “Nail it or Fail it”, los competidores tienen que recrear un complicado pastel creado por pasteleros expertos, en dos horas o menos. Igual que en el primero desafío, quien consiga la mejor presentación y sabor se lleva el premio de $10,000 dólares y un trofeo.

Desde la primera temporada el programa me dejó encantada, probablemente fue la satisfacción de ver fracasar a quienes se tienen demasiada estima, o de verlos triunfar cuando todo parecía perdido. O quizás que cada vez que veo un capítulo me levanta un poco la autoestima al pensar que al menos sí entiendo cómo seguir una receta y mis pasteles siempre han estado bien cocinados. La decoración ya es otro tema del que no quiero hablar demasiado.

El show tiene tres temporadas y un especial de Navidad, también tiene su versión mexicana que estrenó su primera temporada en febrero de este año, fue dirigida por el comediante Omar Chaparro y la chef repostera Anna Ruiz, igual que en el estadounidense un juez invitado los acompañó en cada episodio. Al principio tenía mis dudas sobre esta versión, pero fui gratamente sorprendida con el resultado, especialmente con los desafíos, ya que en la mayoría de ellos que representaron parte de nuestra cultura, mi favorito el del último episodio.

Si no has visto el programa, ¿Qué estás esperando? De verdad que verlo hace que te sientas el mejor de los reposteros, no hay nada más estimulante para tu repostero interior que ver a otros fallando, ¡comprobadísimo! Por eso, con el estreno de la tercera temporada del estadounidense, sólo estoy esperando la fecha para las audiciones de la segunda temporada del mexicano, quizás pueda ser una de las ganadoras o una de las que se tienen mucha confianza y fallan miserablemente, cualquiera de las dos opciones suena bastante bien, al menos las risas nos las llevamos todos.