Lecciones de política y pandemia || Hugo Sandoval

Lecciones de política y pandemia || Hugo Sandoval

14 agosto, 2020 0 Hugo Sandoval

1. Una dama se lava las manos

La ya célebre dama, que dicen despacha en su oficina convertida en aposento, o sea, home office pero al revés (porque todos los que desde su confinamiento realizan su trabajo lo hacen en su hogar y no desde la oficina), dijo un día que el asunto de los asesinatos en el puerto de Manzanillo eran cosa de una moda y que como toda moda, esta sería pasajera. En efecto, la moda fue pasajera… hasta que se vio involucrada en un atentado.

Así por el estilo, tampoco ha tenido mucha consideración ante la gravedad de los contagios de la pandemia, en la que el municipio de Manzanillo encabeza, por mucho, el número de enfermos y muertos en el estado de Colima. La salida fácil ha sido culpar a la autoridad inmediata, es decir, al gobierno estatal, que si bien la estrategia no ha sido tan eficaz, resulta cómodo repartir culpas y acusar al gobernador de hasta el hurto de huevos de tortuga, sólo para librarse de alguna responsabilidad en lo de aportar algo para controlar los contagios. Con seguridad mucho de lo que pasa es por el desorden financiero de los dineros destinados a la salud, y ahora no saben cómo tapar esos huecos que dejaron la desaparición de varios millones de pesos. Pero lavarse las manos es otra historia.

2. Confusión en el Palacio Nacional

Dicen que las coincidencias no existen, que todo tiene un propósito definido y las cosas se hacen de manera consabida. Coincidencia o no, el altísimo y supremo señor de Macuspana, también despacha en una oficina en el mismo edificio de gobierno donde también habita un departamento que comparte con su esposa y su hijo menor. En el también emblemático Palacio Nacional, casi cada mañana dicta, literalmente, los memes que serán el entretenimiento, o enojo, de una población compuesta por los que están a favor (chairos) y los que están en contra (fifís). Memes distractores, y verdaderas cortinas de humo que hacen parecer a un mandatario no muy completo de sus facultades mentales, pero que en realidad sí sabe lo que hace y está bastante bien de su azotea (que ya peina canas por cierto) pues de manera velada para la mayoría, logra acuerdos, establece alianzas y ejerce el poder que le fue conferido.

También como una política de confusión, contradice lo que declara cada tarde su rockstar pandémico quien, de manera inteligente y para conservar la chamba, maneja los datos de tal manera que le agraden a su mentor. En lo que concierne a los infaltables muertos de cada día, asegura el preciso que los homicidios cometidos han ido a la baja, haciendo creer que nunca pudo entender las enseñanzas de Aurelio Baldor y que eso de las sumas, restas y multiplicaciones no son lo suyo, lo que también es dudoso. Puras apariencias para que el enemigo tenga confianza de ir ganando terreno, cosa que no es real.

Ejemplo de lo anterior es el anuncio de que no habrá más gasolinazos, pero sí habrá aumento en el precio de la gasolina… Qué barbaridad. Tantito más y el presidente se convierte en personaje del Chavo del Ocho.

3. De cubrebocas y vacunas

A estas alturas, el encierro cuarentenario es virtual y no todas las personas que andan en la calle están ahí por necesidad o para realizar actividades necesarias. Es lógico, extrañamos la calle, la fiesta, pero muchos salimos de nuestro encierro de manera irresponsable, sin usar cubrebocas, haciendo a un lado la mínima protección para nosotros mismos y para los demás. Que porque nos da más calor, que no nos deja respirar a gusto, que porque nos deja marcada la cara, que no nos deja ver si sonreímos o quien nos sonríen, en fin, las justificaciones son interminables, incluyendo la del protagonista de las mañaneras que ya dijo que sólo se pondrá la mascarilla salvadora si el médico se lo indica. Lo que no dijo es a qué medico se refiere, porque su vocero pandémico, sí usa el artilugio protector al igual que los miembros del gabinete.

¿Será que nuestro altísimo presidente ya tiene vacuna y no nos ha platicado el chisme? Por cierto, ya los rusos anunciaron la ansiada vacuna bautizada como Sputnik 5, continuando con la saga de los satélites que pusieron en órbita el siglo pasado, incluso uno tripulado por una perra. Y probablemente las pruebas de la Sputnik 5 se hicieron con perros y ratas, vaya usted a saber. Por cierto, ya se anunció que la valiosa vacuna será gratuita. Ojalá que para recibirla no nos pidan la credencial de elector para ver dónde votamos y hasta por quién, al cabo que algunos modos políticos no han cambiado.

4. “Señorita Laura, ¿cuánto es dos más dos?”

La situación que estamos viviendo se alargó más de lo previsto. Nadie estaba preparado para la emergencia ni para afrontar las nuevas circunstancias. La salud, la economía y la educación resaltan como los sectores más complejos ante el panorama actual. Aunque en el aspecto educativo ya se negoció con las televisoras que, en su programación, se integre contenido que eduquen a los niños jóvenes. Lo que no sabemos es si será entre los programas de Laura Bozzo, las telenovelas infumables o los anuncios del osito Bimbo.