Día de muertos para mascotas

Día de muertos para mascotas

29 octubre, 2018 0 Godú

¿Hay un cielo para mascotas? Seguramente esta pregunta se la hacen, de tanto en tanto, los amantes de mascotas. Y con la cercanía de la celebración del Día de Muertos en México habrá quienes recuerden a ese amigo perruno que, por muchos años, fue parte de nuestra familia.

#Diademuertos

La tradición mexicana del Día de Muertos dicta que, esa noche, nuestros queridos difuntos tienen libertad para visitar el plano de los vivos y reconfortarnos con su presencia. Así entonces, los vivos los honramos colocando un altar en casa, en el panteón o en algún lugar que solía frecuentar el difunto. El altar se adorna con flores, fotografías,  ofrendas, platillos y bebidas.

En este día familiares y amigos recuerdan y celebran los momentos en que se convivió con el difunto. Se come, canta y baila con los muertos. Y hay quienes, justamente, también se sorprenden recordando a la mascota que, por sus acciones, actitudes y nobleza, se convirtió en parte importante de su vida. Y no es extraño que, en alguna parte del altar familiar, se coloque una fotografía o un juguete que invoque la presencia de ese ser de cuatro patas.

Lejos del aspecto religioso y de la discusión sobre si los animales tiene o no tiene alma, recordar y honrar a las mascotas ha sido, desde siempre, una práctica común en los rituales fúnebres de todas las culturas.

 

Los faraones egipcios momificaba sus animales de compañía, y se colocaban incluso en las cámaras mortuorias reales para que acompañaran a sus amos en la otra vida. Gacelas, babuinos, aves, perros y gatos son algunas de las mascotas momificadas que, milenios después, nos hablan de la relación entre animales y humanos. En la antigua Grecia se honraba a los animales, pues pensaba que, a través de ellos, los dioses se manifestaban. Por otro lado, cuando la mascotas familiar moría, familiares, eran recordada en frescos y estatuas. 

Entre las culturas prehispánica del nuevo mundo se consideraba que los animales tenían espíritu y que podían, incluso, convivir con el espíritu de los hombres. Las mascotas, entonces, tomaban parte en la convivencia cotidiana, social y religiosa, de los antiguos mexicanos. Las figuras antropomórficas prehispánicas sugieren la fuerte conexión que los hombres tenían con el mundo animal.

Así que este Día de Muertos es posible que nuestros fiel Firulaís también nos visite. Por si las dudas ten un plato extra de croquetas y esas galletas que tanto disfrutaba.