Cuando vienes, poemas de Armando Polanco

Cuando vienes, poemas de Armando Polanco

3 junio, 2019 0 Godú

Recientemente fue publicado, con presentación de Jaime Obispo, el poemario Cuando vienes, del poeta Armando Polanco (Coquimatlán, Col.). Agradecemos al autor por permitirnos reproducir algunos de sus poemas.

La poética de Armando Polanco ocurre en distintas formas pero especialmente gusta de versos claros y sencillos, no hay una búsqueda exagerada de imágenes confusas, aunque de pronto se desata en breves caos de palabras yuxtapuestas, pero pronto regresa a la brevedad de una frase bien templada que nos concentra en un instante sagrado, que nos acerca a la singularidad que ofrece todo amor. – Jaime Obispo

Propósito

Hablaré de ti ahora
porque este silencio me conmueve.

Diré cómo incendiaste lunas y cómo
en ese abrazo tuyo
me iniciaste en el amor.

Hablaré de ti ahora.

El nervioso centro

Tu cuerpo
Llamó mi atención
desnudo entrando al agua
Dueño de esa humanidad Solitario
y rodeado por arbustos y árboles
Un apetito visual
Tus atributos físicos. Obra de la gracia divina
Ojos sin parpadear Segundo a segundo
El movimiento de aquel cuerpo abrazado
por cristalinas aguas
en el claro día Con cielo asoleado
No pude ignorar aquella figura
sobresaliente en el campo
Una parvada de aves negras cruzó
Arriba
el viento mecía las ramas
los árboles circundantes
sus ramas ligeras hiperactivas Un temblor
interno fue ganando voluntad
Desde el nervioso centro Se desprendió
Escapó del cuerpo
junto a un leve suspiro

Me acuerdo de ti

Me acuerdo de ti en este momento
Con tus ojos de aire manso
Y esa inocencia de creatura distante
Yo
fui el esclavo que se atrevió a mirar
tu rostro solo unos segundos
y descubrió el origen de sus ancestros
el cosmos y la respuesta

Arrullo

Tu nombre
es latido de nostalgia
olvidos llamados
arrullo entre vendas
Vigilia de algodón. Y la muerte
a ti sucumbe
bajo sábanas. Vas
y vienes somnoliento inmóvil
bajo un cielo crucificado. Por eso
camino en silencio. Porque no quiero
que envejezcas en el olvido

Fluir de mares

Aparece dios cuando escribo tu nombre
Lo veo asomarse de pronto en cada letra
cuando casi te defino

Tu nombre es mil y un cuentos
letras para combatir
para purificar montoncitos de amaneceres
para formar una locura

Tu nombre fiera dando vueltas a su presa
fluir de mares agitados
tu nombre dador de vida
aparece. Llega hasta mí
para quedarse

Armando Polanco. Licenciado en Comunicación por la Universidad de Colima. Es autor de Ayeres de Coquimatlán. Se ha desempeñado como titular de dependencias culturales.