Cinco platillos muy familiares para maridar el mezcal

Cinco platillos muy familiares para maridar el mezcal

15 enero, 2019 0 Godú

La birria,  los tacos, el mole, los mariscos y hasta la modesta carne asada son invitaciones para degustar un mezcal.

¿Cómo maridar el mezcal? Como aperitivo o desempance, el mezcal siempre se agradece. Pero pocas veces nos decidimos acompañarlo con algún platillo. El vino de mesa o la cerveza no son las únicas opciones para degustar platillos que se consumen de manera habitual. Los destilados de agave encuentran su correspondencia en cientos de los platillos que ofrece la variada gastronomía mexicana. Las carnes asadas, las aves en moles, los tacos, los antojitos y los platillos de mariscos condimentados suelen ser excelentes opciones de maridaje con el mezcal.

Aquí te dejamos cinco opciones para unir armoniosamente los sabores del mezcal con nuestros platillos favoritos

1. La carne asada

¿Se va a hacer o no se va a hacer? ¡Claro que se tiene que hacer! Pero en esta ocasión olvídate de la acostumbrada cerveza. Para una buena carne asada con amigos nada mejor que servir mezcal reposado. Los toques ahumados del destilado de agave combinan a la perfección con el sabor de la carne al carbón y sus guarniciones: el chorizo, las salchichas para asar y las cebollitas.

 

2. Moles y pipianes

¡Qué viva el mole de guajolote! Ese rico mole que tus tías saben hacer en las reuniones familiares es un platillo que pide a gritos un trago de mezcal. La gran variedad de condimentos y tipos de chiles que se utilizan en su elaboración se enraízan en el paladar, así que un sorbo de mezcal los hace germinar. El pipián, ya sea con carne de ave o de cerdo, también va muy bien con el sabor del agave. Como el pipián es de sabores más suaves, se recomienda acompañarlo con un mezcal joven.

 

3. Los tacos

Sí, lo sabemos: amas los tacos. Los de pastor, los de suadero, los de adobada, los de tripita y los de trompa. Y sabemos que todo buen taco siempre debe ir bañado con una buena salsa. Pues esa combinación de salsa picante con carne y el maíz de las tortillas va más que perfecto con un mezcal. Si el mezcal tiene toques cítricos, tanto mejor.

 

4. Birria y barbacoa

Nomás de imaginar empezamos a salivar. Esa birria de chivo o la barbacoa de borrego que acostumbras comer los fines de semana merece un mezcal. La carne con ese nivel de grasa y condimentada con chiles rojos potencian sus sabores con el agave. No es casualidad que algunas recetas tradicionales de barbacoas contemplen las pencas de maguey dentro del proceso de horneado.

5. Mariscos

¡Si es frente al mar qué bueno y si son con mezcal tanto mejor! Los camarones a la diabla o al ajillo van muy bien con mezcales jóvenes. El pulpo a la mantequilla y la langosta también. En tanto que los pescados a las brasas y a la talla exigen un mezcal reposado. ¿Algo más refrescante? Una margarita con mezcal hará una fiesta tropical en tu paladar al acompañarla con el cebiche, el aguachile o las ensalada de mariscos frescos.

 

También te recomendamos que pruebes Gran Espíritu. Un destilado de agave de la región sur de Jalisco. Y recuerda, el mezcal se bebe a pequeños sorbos, casi a besos.