El caso Efraín Angulo, entre la desinformación y la homofobia

El caso Efraín Angulo, entre la desinformación y la homofobia

11 marzo, 2019 0 Avelino Gómez

 

Muchas dudas persisten sobre el hecho registrado en la casa quien fuera considerado, en su momento, uno de los funcionarios estatales más eficiente; sobre todo porque cada vez más se pone en evidencia el ocultamiento de datos, el silencio de las instancias oficiales y los malabares comunicacionales en la relatoría de los sucesos.

 

Una semana no ha sido suficiente para ventilar el penoso y trágico incidente en el que se viera involucrado el secretario de Turismo de Colima, Efraín Angulo.  Un caso envuelto en la desinformación oficial y la homofobia. Múltiples factores han hecho de este suceso un caldo difícil de digerir por la opinión publica: una fiesta o reunión con presencia de scorts masculinos, un supuesto comando armado, tortura, robo, presunta presencia de drogas en el domicilio del funcionario, insinuaciones sobre posible trata de menores y, los más lamentable, la muerte de un joven de 16 años en un escenario oscuro.

El gobierno estatal —a través de su coordinación de Comunicación Social— incapaz de emitir una narrativa oficial coherente sobre este hecho, propició en buen medida que el imaginario colectivo se hiciera de una historia que pone en tela de juicio la impartición de justicia y la credibilidad de la administración del gobernador Ignacio Peralta Sánchez. Una credibilidad ya de por sí mermada, debido al problema de inseguridad en la entidad en la que no se vislumbran estrategias efectivas ni acciones con resultados alentadores.

Muchas dudas persisten sobre el hecho registrado en la casa quien fuera considerado, en su momento, uno de los funcionarios estatales más eficiente; sobre todo porque cada vez más se pone en evidencia el ocultamiento de datos, el silencio de las instancias oficiales y los malabares comunicacionales en la relatoría de los sucesos.

En ese sentido, resalta el esfuerzo del propio Efraín Angulo, que a los dos días de lo ocurrido salió ante los medios informativos a dar una explicación motivado, en gran medida, por el linchamiento moral del que estaba siendo objeto (acaso todavía) al ventilarse sus hábitos sexuales. Las manifestaciones homofóbicas pintan, por más cierto, a una sociedad colimense presurosa a emitir juicios sumarios antes que procurarse la verdad de los acontecimientos.

Sobre lo mismo, la opinión pública desestimó la versión del ahora ex funcionario, debido a que en su exposición de hecho quedaron hilos sueltos y verdades a medias sobre la presencia de “amigos” y “amigos de amigos que no conocía” en su domicilio. Con el paso de los días y la labor informativa de medios no oficialistas, se han ido desvelando algunos aspectos que Efraín Angulo olvidó, o no quiso, precisar en la rueda de prensa que ofreciera.

Ahora bien, la insistente exposición mediática del asunto no se explicaría sin la intervención que en su momento hicieran actores ciudadano en, y desde, la redes sociales. Aunque desprolija, parcial y carente de rigor periodístico, la labor informativa que desde Facebook hiciera el ex diputado Esteban Meneses (quien también fuera un testigo incidental y cuya declaración en medios televisivos sirvió para ilustrar las notas en las televisoras nacionales) fue clave para exhibir las prácticas de desinformación a las que recurren las instancias de gobierno. También sirvió, desde luego, para fomentar, cuando no a afianzar, las sentencias homofóbicas en ese espejo ciudadano que son las redes sociales.

El periodismo ciudadano, que tanto se ha alentado en la construcción de sociedades democrática, cojea cuando es utilizado, con descaro, para sumar partidarios a causas particulares, prejuicios o posturas egocéntricas.

Más allá de todo esto, en el recuento de daños por un hecho tan morboso como lamentable, resalta la espiral descendente en que se sumerge la gestión del gobernante, Ignacio Peralta Sánchez. A poco más de la mitad de su administración, con los índices delincuenciales hasta el tope en Colima y la imagen impopular que en estos tiempos tienen los políticos de extracción priista, Peralta Sánchez enfrenta una situación que apresura velozmente su desgaste, de cara a unas elecciones estatales que se presienten no tan lejanas.

 

__________________________________________________________________

*Fotografía: diariopuntual.com