5 regalos que no deberías dar en Navidad

5 regalos que no deberías dar en Navidad

5 diciembre, 2018 0 Godú

¿Qué le regalarás a tu amigo o amiga secreta en el intercambio? Aquí te dejamos los cinco artículos de regalo que no deberías regalar, ni de broma.

 

Llegó la época más generosa del año. La Navidad siempre viene con una oleada de sentimientos nobles y enormes ganas de compartir con los demás.  Una caja de regalos encierra, quizás, nuestras emociones más auténticas. Cuando entregas un regalo  de Navidad estás entregando alegría y buenos deseos. ¿Pero qué ocurre si el contenido de esa caja de regalos no es lo indicado para la otra personas? ¡Cuidado! Tu amiga o amigo o  secreto del intercambio se convertirá  en El Grinch cuando descubra lo que hay dentro. Así que aquí te dejamos los cinco regalos de navidad que nunca, pero nunca nunca, debes regalar.

1. Prendas de vestir con motivos navideños

Si estás pensando que ese suéter de color chillante, como la nariz de Rodolfo el Reno, se le verá muy bien a alguien en particular, entonces mereces ser excluido de la lista de intercambio de regalos el próximo año.  ¡Vamos! Tu imaginación y buenos deseos navideños debe dar para más; no te limites a una prenda de vestir que sólo Santaclós y sus ayudantes están capacitados para usar.

2. Calcetines, shorts o prendas íntimas

No, no y no. Nadie se merece la humillación, por más sentido de humor que tenga esa persona, de abrir una caja de regalo y encontrarse con un shorts de talla mayor a la suya, calcetines  de rombos, calzoncillos de leopardo o lencería de dudosa calidad. Este tipo de regalos asegura que la posada del trabajo, o la cenas navideña familiar, termine en una riña, cuando no en un homicidio.

3. Libros de autoayuda

¡Vaya, vaya, vaya! Así que, porque tú disfrutas leyendo a Paulo Coelho y Carlos Cuauhtémoc Sánchez, piensas que el resto del mundo saltará de contento cuando les regales uno de sus libros. ¡Olvídate de eso!  Navidad no es la mejor festividad para exhibirte o exhibir a los demás por sus problemas de autoestima.  No hagas este regalo, o te ganarás una orden de restricción. Jamás volverás a poner un pie en cualquier posada.

4. Tazas y chocolates

A menos que sepas, de buena fuente, que uno de tus compañeros Godínez de la oficina colecciona tazas, que ni se te ocurra envolver en papel navideño una pieza de cerámica con chocolates en su interior. Si lo haces el fantasma de las navidades pasadas te perseguirá en tus sueños. Y acabará contigo a golpes, ya lo verás.

5. Artículos de imitación

Sí, ya sabemos que esas zapatillas deportivas se ven igualitas a las de la marca original. Pero también sabemos que Lacoste no cometería el error de colocar, en una  de sus camisas, un cocodrilo mutante. Está claro que quieres quedar bien regalando una bolsa marca Guess, pero en tu prisa  o descuido compraste una marca Geuss. ¡Ten cuidado! No regales imitaciones, porque después ya ninguna Navidad será igual.