2020: ¡Sálvese quien pueda!

2020: ¡Sálvese quien pueda!

10 enero, 2020 0 Hugo Sandoval

Opinión

“Como ya casi todos se han enterado, amanecimos este 2020 en pie de guerra. A Mr. Trump se le ocurrió que ya era hora de atacar a control remoto a los dueños de una buena parte del petróleo. A Trump no le parece justo que otros sean dueños de algo, ya que si alguien debe ser dueño de todo, tienen que ser los gringos.”

Expertos en lo que sea que tenga que ver con lo que pasa en el mundo y prestigiados medios de comunicación nacionales y de otros países de primer mundo, han difundido la cómoda narrativa que el 2019 fue un año de agitación a nivel mundial. Esto, detonado por la ira generalizada ante la creciente desigualdad. Añaden que este 2020 será peor ¡Oh Dios Mío! (Oh my Goodness si se está de éste lado del mundo, o Salam alaikum, si uno se encuentra en dominios árabes).

Hay que tomar en cuenta todo, mientras deciden quién resulta ganador y si seguimos vivos y el planeta Tierra todavía funciona sin radioactividad causada por una eventual conflagración nuclear. Como ya casi todos se han enterado, amanecimos este 2020 en pie de guerra. A Mr. Trump se le ocurrió que ya era hora de atacar a control remoto a los dueños de una buena parte del petróleo, lo que no le parece justo ya que si alguien debe ser dueño de todo, tienen que ser los gringos.

Mientras la mecha arde, nuestro mesías de Macuspana dijo en una de sus alocuciones mañaneras que, si bien México mantiene una postura neutral ante el conflicto entre Estados Unidos e Irán, al mismo tiempo hace un llamado de “no a la guerra y sí a la paz”, para que los diferendos se resuelvan a través del diálogo y no mediante una confrontación armada. Por supuesto, se sobrentiende que, entre líneas, el Presidente debe haber expresado que mejor se den abrazos y no balazos, esperando que por aquellos lares sí surta efecto su deseo y no como aquí, donde han arreciado las balas. Los semefos de muchas ciudades no se dan abasto recogiendo cadáveres completos o en partes.

Al respecto se ha mencionado que el problema de la inseguridad podría resolverse con acciones preventivas que tienen que ver con la educación, la cultura y el deporte, entre otras cosas, solo que la educación de los jóvenes ha sido devuelta a los sindicatos magisteriales, que tienen como objetivo principal, involucrarse en la política nacional; y sus líderes en convertirse en millonarios como lo hizo la maestra Elba Esther, que ha sido perdonada por la cuarta transformación y el día menos pensado volverá a ser la mera mera del SNTE y hasta diputada o senadora.

Y si hablamos de educación superior, las cosas no andan muy bien, la mayor parte de las universidades públicas cumplen con su encomienda, se ha incrementado la matrícula universitaria a veces con los mismos recursos asignados durante años. Sin embargo la oferta de personal capacitado ha crecido más rápido que la demanda, por lo que los egresados no siempre pueden ocupar puestos de acuerdo a sus conocimientos. Así pues, los jóvenes que fueron a la Universidad en los últimos veinticinco años, a menudo a instituciones privadas con altos costos, terminan, en muchos casos recibiendo remuneraciones menores de lo que habían esperado, obteniendo mensualmente pagos muy por debajo de lo que pagaron cada mes en los centros de estudio a los que acudieron. El resultado es que hoy en día tenemos: hombres y mujeres jóvenes, bien educados, endeudados y sin muchas oportunidades de ejercer lo aprendido en un futuro inmediato.

De la cultura y el deporte, ni hablar; los recursos les han sido recortados y en el caso de la titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, hasta ahora no ha entregado buenas cuentas, pero si cada día acumula más denuncias por malos manejos.

En nuestro vecindario, la alcaldesa Griselda Martínez, como un gran hallazgo ha declarado que la causa de los diarios asesinatos que suceden en Manzanillo, en su mayoría es causado por el tráfico y el consumo de drogas, lo que convierte la situación en un problema de salud pública y, eludiendo alguna responsabilidad, menciona que la Secretaría de Salud no ha hecho nada por resolver dicho problema, aunque no especificó si la dependencia a la que se refiere es la federal o la estatal. En todo caso, los dos niveles de gobierno tendrían que hacer lo respectivo para abatir la drogadicción y en consecuencia, la inseguridad.

Pase lo que pase, entre la delincuencia, el desempleo de burócratas de todos los niveles por los ajustes presupuestales y una desteñida austeridad republicana, los números y las acciones populares nos dicen que la luna de miel entre la población y los funcionarios de Morena, está bajando de nivel, aun cuando su líder principal no parece preocupado, pues su popularidad es aún mayor que la de cualquier gobernante del pasado. Los que sí deben preocuparse son los diputados locales y uno que otro alcalde o alcaldesa que mantienen su aceptación con boletines de prensa a modo, articulistas y columnistas pagados con contrataciones en sus espacios publicitarios o con chamba de asesores de la comuna y que de ninguna manera son chayoteros o vendidos.

Este 2020 promete ser un año singular y según los mitos y las leyendas, los años bisiestos siempre traen sorpresas, esperemos que sean agradables en su mayoría.